TORNAR AL LLISTAT

Manola Brunet: adalid contra el cambio climático

La de Manola Brunet es una historia de superación. Se sobrepuso a quedarse huérfana a los cinco años de edad. La tozudez de su madre, una aragonesa de Cariñena, la desafió a completar unos estudios, que, por "amor a la naturaleza", dedicó a la Geografía. Y de ahí a analizar el cambio climático.

Brunet ha sido nombrada presidenta de la Comisión de Climatología de la Organización Meteorológica Mundial. Es un reconocimiento a sus conocimientos sobre el cambio climático. También ha recibido el premio a la ‘Personalidad Ambiental del año’.

Es directora del Centre en Canvi Climàtic, de la URV. Critica duramente a los negacionistas como el presidente de EEUU, Donald Trump. Demuestra, con un aluvión de datos, que el calentamiento global es una realidad.

Manola tiene muchas otras facetas más allá de la académica. Fue corredora de los 800 metros y saltadora de altura y de vallas. Hizo espeleología y montañismo.

En su juventud, Manola se implicó en la lucha antifranquista y ahora mantiene su activismo político con un lazo amarillo en la solapa. Sostiene que “falta libertad de expresión. Que estén en la cárcel unos agentes sociales por sus ideas tan legítimas como cualquier otra, que estén en prisión unos políticos por cumplir lo que prometieron, es de una pobreza democrática extrema”.