TORNAR AL LLISTAT

Pepa Plana: la payasa sabia

Feminista. Pionera. Apasionada. Solidaria. Arriesgada. A Pepa Plana, la payasa catalana más conocida en el mundillo teatral, se le pueden aplicar multitud de adjetivos, pero quizá el que quizá más la defina es el de sabia. Orgullosa de haber nacido en Valls en 1965, Plana está enamorada del Delta del Ebre.

Reside en una antigua granja de Sant Jaume d’Enveja, donde ha encontrado un remanso de paz para dedicarse a preparar sus espectáculos y reflexionar sobre el estado vital del mundo.

Pepa ha viajado a Jordania, El Salvador, Angola, Guinea... con la ONG Payasos sin Fronteras. Pretende despertar una sonrisa a refugiados y personas vulnerables. Para que sean felices aunque sea un instante. Pero es ella la que recibe mucho más de lo que da. “Cada proyecto es como un Dragon Khan emocional. Tengo el privilegio de ser primermundista simplemente por haber nacido en Valls. Cuando veo que otras personas no tienen ese privilegio, no lo entiendo. El mundo va mal. No soy ningún ángel de la guarda ni una buena persona con una varita mágica que solucione cosas. Sólo sé hacer reír, jugar, cantar, vivir en la memoria de esas personas un rato. A cambio recibo tanto. Casi es un acto egoísta. Vuelvo cargada de vida y experiencias", desvela.