TORNAR AL LLISTAT

Ramon Segú Chinchilla: el fotógrafo de Tarragona

Abuelo. Padre. Hijo. La saga Chinchilla ha fotografiado la historia de Tarragona a lo largo de más de cien años. Por su estudio han pasado miles de tarraconenses. Sus cámaras han captado la vida social de la ciudad. Y las noticias. Porque si algo diferencia a los Chinchilla de otros reconocidos fotógrafos tarraconenses es que han sido además fotoperiodistas.

Ramon Segú Chinchilla, el último de la estirpe dedicado a la fotografía, está jubilado en la práctica, pero no de espíritu. "El fotoperiodista nunca se jubila. Si pasa algo y llevo la cámara, salto enseguida, aunque la foto sea sólo para mi archivo personal", dice. Su otro archivo, el profesional, está compuesto por cerca de un millón de imágenes y placas. Ramon lo cedió en 2014 al Arxiu Municipal, ubicado en la antigua Tabacalera. Antes permanecían en cajas en el altillo de la tienda que los Chinchilla tenían en la Rambla Nova, 75.

La tienda era una especie de ‘¡Hola!’ de la Tarragona de hace años. En su escaparate se exponían instantáneas de actos sociales y deportivos de toda índole.

El consistorio reconoció su medio siglo de actividad profesional, su intenso tarragonismo con el Diploma al Mérito Cultural de Tarragona.